Letras

encuentros con entidades (2002)

encuentros con entidades
  1. San Juan de la Cruz
  2. Corrientes circulares en el tiempo
  3. El artista madridista
  4. Mis problemas con la justicia
  5. Mil millones de veces
  6. Temporalmente
  7. Pesadilla en el parque de atracciones
  8. Dulces sueños
  9. El esp�ritu de la Navidad
  10. Nosotros somos los z�ngaros

1. San Juan de la Cruz

Mientras iba de tu mano hacia la monta�a,
unos días eran fuego y otros eran llamas.
Dentro del espejo donde no me reflejaba,
la promesa que en la cima nos aguardaba.
Pero una vez all� las nubes no nos dejaban ver el suelo
y una sensaci�n que tuve fue miedo.

El camino de bajada era más estrecho,
se podría decir una bajada a los infiernos.
Te ped� que me guiaras cuando estaba ciego,
la monta�a fue quien respondi� con eco,
un eco que reproduc�a exactamente mis lamentos,
los sueños que una vez ten�a y ya no tengo.

Un camino de torturas y de sufrimiento
que me ha traído donde ahora sigo muerto,
rezando para que alguien me levante del suelo,
donde estoy abandonado.
Así que te pedí lo menos y no quisiste darme nada
y ahora que ya no te quiero, me llamas, me llamas ...

2. Corrientes circulares en el tiempo

Una vez, si mal no recuerdo,
me ten�as en la punta de los dedos.
Las secuelas de los viejos días
estar�n conmigo el resto de mi vida.

Me qued� dormido un momento
y los valles se cambiaron por desiertos
por obra y gracia de El que controla el firmamento,
El que decide que ande perdido en corrientes circulares en el tiempo,
El que transforma los diamantes en quejidos y lamentos,
El que se encarga de que salgas y que yo me quede dentro.

Asustado, sinti�ndome enfermo,
como una temporada en el infierno.
Intentando ver una salida,
encontrando más problemas todav�a.

Todo esto que jamás podr� comprender,
lo que obtuve a cambio de intentar hacerlo bien.
Eso no es para mí, quiero mi parte de lo bueno.
Quiero que est�s aquí, quiero tenerte dando vueltas a mi lado todo el tiempo,
en nueve �rbitas conc�ntricas y yo estar en el centro.
Ser� mucho pedir, pero es lo menos que merezco.

3. El artista madridista

Me explic� con detalle la situaci�n,
acento argentino, oro en el reloj.
"En c"uanto llegues al �rea te vas a dejar caer",
que controlo el hemisferio norte, ya lo ves.

Me llev� de la mano a su habitaci�n,
viaje inici�tico en el ascensor.
Confi� en sus palabras, le entregu� mi corazón,
y todo lo que ten�a se lo llev�.

Porque ya est� aquí el artista madridista,
que los �rbitros le pitan casi siempre a favor.
Cazadores blancos con corazones negros,
deberías apostar por el caballo ganador.

Volv� al lugar donde me cri�
sólo para darme cuenta de que no hay nada que
pueda curar el daño que me hiciste
y mira que he tomado medicinas.

Porque ya est� aquí el artista madridista,
los centrales del infierno s� que dan de verdad.
Cazadores blancos con corazones negros,
si te cruzas con el bueno más te vale rezar.

Porque ya est� aquí el artista madridista,
que los �rbitros le pitan casi siempre a favor.
Cazadores blancos con corazones negros,
entran ganas de apostar por el caballo ganador.

4. Mis problemas con la justicia

El panorama que presentan las noticias,
las horas pasan en las manos del reloj,
en los anuncios de la prensa deportiva
y en el futuro de la �nica naci�n.

Y yo aquí sigo buscando
a quién resuelva mis problemas con la justicia,
que para mí es degradante
que mi destino est� regido por cerdos fascistas.

Y no tendría que estar hablando de estas cosas
si tú estuvieras esta noche por aquí.
Se termin� mi presupuesto para drogas
y ha terminado lo que tengo que decir.

Y yo aquí sigo buscando
a quién resuelva mis problemas con la justicia,
que para mí es degradante
que mi destino est� regido por estos cerdos fascistas.

5. Mil millones de veces

Y si te quedas esta noche nada más,
y si te quedas esta noche nada más,
prometo que voy a cambiar,
prometo que voy a cambiar.

Y las promesas que no puedes mantener,
y las promesas que no puedes mantener,
no las deberías hacer,
no las deberías hacer.

Y las mentiras que no paras de contar,
Y las mentiras que no paras de contar,
no las voy a creer más,
no las voy a creer más.

Y tus amigos que no paran de llamar,
y tus amigos que no paran de llamar,
y no los puedo soportar,
y no los puedo soportar.

Y si descubro que me vuelves a engañar,
y si descubro que me vuelves a engañar,
no te voy a perdonar,
no te voy a perdonar.

Y si me vuelves a hacer daño una vez más,
y si me vuelves a hacer daño una vez más,
no s� lo que va a pasar,
no s� lo que va a pasar.

Y si de pronto no te queda dónde ir,
y si de pronto no te queda dónde ir,
no vengas a buscarme a mí,
no vengas a buscarme a mí.

6. Temporalmente

Cuando quieras saber de mí sólo tienes que llamarme,
cuando quieras estar conmigo sólo tienes que venir,
cuando vengas que sea con el corazón abierto,
si no puedes hacerlo no te molestes por mí.

Deja que termine lo que he empezado,
si aún no está claro, es lo único que sé hacer.
P�rate a pensar qué est�s escuchando,
que si me haces daño es sólo tu culpa esta vez.

Si de verdad te interesa saber lo que me está ocurriendo,
sólo tienes que estar atento a lo que vas a escuchar,
si te vas a venir aquí vas a pasar un buen rato,
y si hacemos un trato no te vas a arrepentir.

Basta de espiar por la cerradura,
despeja tus dudas, atr�vete a preguntar.
Esto no es ning�n acontecimiento,
seg�n los expertos ocurre cada día más.

Y si te quedas conmigo ser� el destino el que decidir�,
en el peor de los casos lo que nos va a pasar,
pero si eliges el otro lado, el sitio equivocado,
ni siquiera nos gustas, puedes perderte ya.

Así que deja que termine lo que he empezado,
aparta tus manos de lo único que s� hacer.

7. Pesadilla en el parque de atracciones

Quiero que sepas que ya me esperaba
que esto ocurriera y que no pasa nada,
sólo me da la razón , y que he estado aprendiendo
de cada momento que he estado contigo.
Y pienso aplicar contra mis enemigos
tus t�cticas sucias de acoso y derribo,
que también he sacado algo bueno
de todo este enredo.

Y quiero que sepas
que espero que acabes
colgando de un pino
cuando veas lo imb�cil que has sido,
cuando veas que lo has hecho fatal.

Y que quiero que sepas
que ha sido un infierno,
estando contigo
el infierno es lo más parecido,
te pareces un poco a Sat�n.

Quiero que sepas que me he acostumbrado
a tus putas escenas de "ahora me largo".
L�rgate ya de verdad que ser�a una suerte
si no vuelvo a verte en los pr�ximos años.
Por mí que podías tirarte de un tajo
que ya lo que hagas me trae sin cuidado.
Si me pongo a pensarlo un momento
pcreo que lo prefiero..

Así que ya sabes
que espero que acabes
peg�ndote un tiro
cuando veas lo imb�cil que has sido,
cuando veas que lo has hecho fatal.

Y que quiero que sepas
que ha sido un infierno,
estando contigo
que por poco no acabas conmigo,
pero soy difícil de matar.

Y que quiero que sepas
que ha sido un infierno,
estando contigo
el infierno no es tanto castigo,
te pareces bastante a Sat�n.

8. Dulces sueños

Que tengas buenas noches hoy,
y malos sueños para quien
prefiera tenerte muerta
que no tenerte nada,
que yo te siento cerca
y no quiero más nada
que destruir la fortaleza
que tapia tu casa.
Que hoy tengas dulces sueños,
que aquí alguien no descansa,
pensando cómo rescatarte
de tan siniestras garras.

Que a mí me gustaría ser
el graduado que te secuestrara,
y huir en autobuses,
y usar cruces como espadas.
Que hoy tengas dulces sueños,
que aquí alguien no descansa,
pensando cómo rescatarte
de tan siniestras garras.

Que hoy tengas dulces sueños,
que aquí alguien no descansa,
pensando cómo rescatarte
de tan siniestras garras.

9. El esp�ritu de la Navidad

En los d�lmenes más grandes
que existen y que est�n cerca de aquí,
hay presencias misteriosas,
habitantes de otro tiempo,
que esperan para dirigirse a ti,
revelarte los secretos.

Por la noche hay una fiesta
privada en el jard�n,
han venido los monjes Shaolin
con la p�cima sagrada
que te hace sonreir.
Si te vienes es donde quiero ir.

En las copas y en las mesas
refrescos bendecidos por Al�
y manjares deliciosos.
Los esp�ritus del bosque
que van a descubrirte la verdad,
lo que estabas esperando.

Además de todo esto,
te puedes encontrar
a valkirias que van a disfrutar,
en los brazos del primero
que se atreva a cruzar
los umbrales de esta nueva realidad.

A la hora de la siesta,
un coro de sirenas cantar�
con sitares y trompetas
las canciones más bonitas
que nadie haya podido escuchar
en los últimos milenios.

Y después cuando anochezca,
si esperas al final,
voy a darte un beso de verdad,
donde acaba el arco iris
y empieza lo demás.
Si te vienes es donde quiero estar.

Donde empieza el infinito y acaba la espiral,
si te vienes es donde quiero estar.

10. Nosotros somos los z�ngaros

Cuando era joven nos llamaban los halcones
y ten�amos acciones en empresas destinadas a triunfar.

En una noche destruimos una torre
y perdimos cien aviones
en misiones de dramático final.

�Adónde fueron a parar tantas razones?,
se preguntan los balcones y terrazas
que dominan la ciudad.

Un carcelero me mantiene en este tiempo,
atesoro los recuerdos
de mi añorado paraíso fiscal.

Y mientras va pasando el tiempo otro día mas...
Y mientras va pasando el tiempo otro día mas...
otro día más...
Los Planetas. Segundopremio. Página no oficial de Los Planetas desde 2002. Diseño y programación: Joaquín Bastarós © 2013